Amnistia Internacional Uruguay

47 grupos instan al secretario general de la ONU a actuar sobre Siria

Debe establecerse un equipo de investigación sobre los ataques con armas químicas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, debe establecer con urgencia un equipo de investigación para identificar a los responsables del uso de armas químicas en Siria; así lo han manifestado Human Rights Watch y otros 46 grupos de derechos humanos y humanitarios en una declaración conjunta. La medida serviría para promover la justicia y disuadir del uso de este armamento prohibido.

Debido a los reiterados vetos de Rusia, el Consejo de Seguridad de la ONU aún no ha sustituido el desaparecido mecanismo conjunto de investigación de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y, por tanto, ya no existe un equipo de la ONU con el mandato de identificar a las partes responsables de los mortíferos ataques con armas químicas perpetrados en Siria y con la independencia y los conocimientos técnicos necesarios para cumplir ese mandato. El ataque más reciente con armas químicas cometido en la localidad de Duma, situada en la zona de la gobernación de Damasco Rural, el 7 de abril de 2018, se cobró la vida de decenas de civiles.

El secretario general Guterres debería atender este llamamiento en favor de la población civil que está sufriendo en Siria, abandonada a su suerte por un Consejo de Seguridad dividido y disfuncional”, ha afirmado Louis Charbonneau, director de Human Rights Watch ante la ONU. “El secretario general tiene los medios y la autoridad para tomar el mando de la situación, como hicieron sus predecesores, estableciendo una unidad de investigación con el cometido de desenmascarar a quienes están detrás de los ataques cometidos en Siria. No necesitamos otro veto, sino liderazgo.”

El secretario general de la ONU debe activar un mecanismo independiente para asignar responsabilidades por los ataques con armas químicas en Siria

El 7 de abril, el mundo volvió a quedar conmocionado ante las desgarradoras imágenes de mujeres, hombres, niños y niñas de Siria aparentemente asfixiados en sus casas de Duma, zona residencial de Damasco que lleva semanas sufriendo los feroces ataques de la alianza militar de Siria y Rusia.

Aunque los ataques siguen pendientes de investigación, se ha acusado al gobierno sirio de haber vuelto a usar armas químicas contra su propio pueblo. Los gobiernos de Siria y Rusia han negado vehementemente que se haya cometido semejante ataque químico.

Utilizar armas químicas constituye un crimen de guerra. La prohibición internacional sobre el uso, desarrollo, producción, almacenamiento y transferencia de armas químicas es absoluta y no puede supeditarse a disputas políticas.

Desde 2013, la Comisión de Investigación de la ONU ha documentado más de 35 ataques con armas químicas en Siria. Tras negarse a aceptar las conclusiones sobre la responsabilidad del gobierno sirio en el ataque perpetrado el año pasado contra civiles en Jan Sheijun, Rusia ejerció su derecho de veto en el Consejo de Seguridad para impedir que la ONU prolongara la existencia del mecanismo conjunto de investigación de la ONU y la OPAQ, que trabajaba con independencia e imparcialidad para descubrir a los autores de esos ataques. El 10 de abril, Rusia vetó de nuevo una resolución por la que se habría establecido un mecanismo de la ONU con el cometido de asignar responsabilidades sobre los ataques con armas químicas en Siria.

Como consecuencia, ya no existe un mecanismo de la ONU con el mandato de identificar sin demora a los culpables de estos ataques con armas químicas, y con la independencia y los conocimientos técnicos necesarios para cumplirlo.

Las organizaciones firmantes de esta declaración piden al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que dé un paso adelante en defensa de toda la población civil activando un mecanismo de la ONU de carácter independiente para asignar responsabilidades por los ataques químicos en Siria.

Anteriores secretarios de la ONU establecieron investigaciones parecidas. No podemos permitirnos más bloqueos, parálisis o vetos en el Consejo de Seguridad. Dar este paso estaría en plena consonancia con la autoridad del secretario general y ayudaría a garantizar la identificación de los autores de estas atrocidades.

Compete al Consejo de Seguridad de la ONU obligar a los autores de estos crímenes a rendir cuentas y transmitir al mundo el mensaje inequívoco de que no se tolerará el uso de armas químicas.


Firmantes:

Adopt a Revolution

American Relief Coalition for Syria (ARCS)

Amnesty International

Arms Control Association

ASML/Syria

Basmet Amal

Baytna Syria

Bridge of Peace Syria

CCFD-Terre Solidaire

CAFOD (Catholic Agency For Overseas Development)

CARE International

Christian Aid

CIHRS (Cairo Institute for Human Rights Studies)

FIDH (International Federation for Human Rights)

Ghiras Alnahda

Global Centre for the Responsibility to Protect

GOAL

Hand in Hand for Syria

HelpAge International

Human Appeal

Human Rights Watch

Humans of Syria

IDA

Islamic Relief UK

Just Foreign Policy

Karam Foundation

Montreal Institute for Genocide and Human Rights Studies (Concordia University)

Nonviolent Peaceforce

PAX for Peace

Physicians for Human Rights

Protection Approaches

Relief & Reconciliation International AISBL

Rethink Rebuild Society

SCM

Society for Threatened Peoples

STAND (The Student-Led Movement to End Mass Atrocities)

Syria Charity

Syria Relief

Syrian American Medical Society – SAMS

Syrian Forum USA

Syrian Network for Human Rights (SNHR)

Syrians for Truth and Justice-STJ سوريون من أجل الحقيقة والعدالة

Trocaire

Vision GRAM-International

War Child UK

World Federalist Movement-Institute for Global Policy (WFM-IGP)

Comments are closed.