Amnistia Internacional Uruguay

Amenaza contra periodistas en Paraguay

06_29-Paraguay

Menchi Barriocanal y Óscar Acosta, un matrimonio de periodistas de Paraguay, fueron amenazados de ser encarcelados por el presidente Horacio Cartes el 23 de junio durante su participación en un mitin en Ciudad del Este, donde se les acusó falsamente de incitar a la violencia durante las manifestaciones que tuvieron lugar en marzo.

Menchi Barriocanal y Óscar Acosta son los periodistas paraguayos que en marzo de 2017 expusieron activamente una maniobra bipartidista apoyada por el presidente de Paraguay para enmendar la Constitución y permitir reelecciones. La exposición de esta propuesta provocó la indignación popular y en las calles decenas de personas protestaron en contra. La policía respondió con el uso de gases lacrimógenos y balas de goma. El Congreso paraguayo fue incendiado y el primer día de protestas terminó con una muerte, decenas de personas heridas y más de 200 detenidas. Al estallar las protestas, representantes del partido gobernante (Partido Colorado) acusaron públicamente a Menchi Barriocanal y a Óscar Acosta de desatar las protestas y provocar incidentes violentos, a pesar de que los periodistas simplemente habían informado sobre el intento de enmienda en el Congreso.

En la tarde del 23 de junio, mientras se dirigía al público en un mitin abierto, el presidente Horacio Cartes continuó las acusaciones contra Menchi y Óscar, afirmando: «Hay un matrimonio que si hay justicia debería estar ahí con Stiben Patrón», refiriéndose a un activista de un partido político de oposición que fue enviado a prisión hace tres semanas por cargos relacionados con incidentes durante las protestas. Además, desde marzo se han reportado otros actos de hostigamiento contra trabajadores de medios de comunicación que han criticado las acciones del gobierno durante las protestas. Los tres principales sindicatos nacionales de periodistas han pedido al Fiscal General que investigue estos ataques, pero hasta la fecha no hay indicios de que se haya abierto investigación alguna.

El 27 de junio el presidente Cartes volvió a mencionar a Menchi y Óscar por su nombre durante un mitin público, insinuando que ellos estaban publicando historias engañosas sobre la situación política en Paraguay. Amnistía Internacional está preocupada porque estos actos de intimidación y acusaciones contra los periodistas indican un patrón de hostigamiento que pone en peligro a periodistas, a personas que trabajan en medios de comunicación y a otras personas defensoras de derechos humanos, y que vulnera su derecho a la libertad de expresión y reunión sin discriminación, persecución o miedo a represalias.


Información adicional

El artículo 229 de la Constitución paraguaya establece que ni el Presidente ni el Vicepresidente pueden ser reelegidos, condición que impide que el actual Presidente Horacio Cartes permanezca en el cargo después de 2018.

Después de que algunos periodistas expusieron una reunión secreta de 25 senadores para aprobar un proyecto de ley para enmendar la Constitución y permitir la reelección presidencial el 31 de marzo, los manifestantes salieron a las calles incendiando el edificio del Congreso, derribando puertas y rompiendo ventanas. En este contexto, Amnistía Internacional documentó violaciones de derechos humanos que incluyeron la muerte del activista de la oposición Rodrigo Quintana, quien fue asesinado por una bala de goma disparada por un policía en un allanamiento a las oficinas de parlamentarios de oposición. Decenas de personas también resultaron heridas, más de 200 fueron detenidas y organizaciones locales recibieron denuncias sobre personas torturadas y maltratadas. Además, el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Foro de Periodistas Paraguayos (FOPEP) y la Asociación de Reporteros Gráficos han denunciado que más de 23 periodistas fueron heridos mientras informaban durante las protestas y muchos otros han sido hostigados por su cobertura del intento de enmienda constitucional y la respuesta del gobierno a las protestas.

Las restricciones a la libertad de expresión y la falta de protección de las personas defensoras de derechos humanos en Paraguay han sido denunciadas reiteradamente por instituciones internacionales de derechos humanos. Paraguay no ha investigado las muertes de 17 periodistas desde 1991, y un proyecto de ley presentado ante el Congreso a fines de 2016 que busca establecer un mecanismo de protección para periodistas, trabajadores de medios de comunicación y personas defensoras de derechos humanos aún no ha sido siquiera discutido por los miembros del Congreso.

 

boton-actua

 

Comments are closed.