Amnistia Internacional Uruguay

Amnistía Internacional “La piedra en el zapato”

La Historiadora y activista por los derechos humanos Marisa Ruiz pone en conocimiento y analiza a través de este libro, algunas de las actividades que realizó Amnistía Internacional por la defensa de los derechos humanos en Uruguay durante la dictadura cívico militar. A través de ciertas instancias como la Campaña contra la tortura en Uruguay, los Hearings (Audiencias) de la Enmienda Koch y todo tipo de comunicaciones y movilizaciones, Amnistía Internacional intentó acabar con la práctica de la tortura en nuestro país.

182315_298671273559306_1053978247_nDice Edy Kaufman en el prólogo “No dejamos una piedra sin voltear, todo lo quisimos y mucho logramos (…) En el proceso de lucha contra los violadores, tuvimos la experiencia amarga de no haber podido llegar a rescatar a los cuatro uruguayos raptados por las fuerzas represivas en Buenos Aires en mayo del 1976, el episodio central de este libro. La acción internacional no fue suficientemente rápida para impedir sus asesinatos, pero sí pudo ayudar a encontrar una lugar protegido por la inmunidad diplomática para Wilson Ferreira Aldunate, el reconocido Senador y líder del Partido Blanco y su hijo Juan Raúl, que estaban amenazados de un mismo destino. 

Y es que este libro tiene también como propósito estudiar cómo Amnistía Internacional y otras personas e instituciones trataron de salvar a dirigentes parlamentarios uruguayos exiliados. Los ex legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz que se habían asilado en la Argentina después del golpe de Estado de 1973, secuestrados y asesinados en mayo de 1976. El otro dirigente amenazado Wilson Ferreira Aldunate pudo ser protegido en la embajada de Austria en Buenos Aires, horas después de los asesinatos. En el transcurso de este episodio, se movilizaron una serie de actores, donde Amnistía Internacional jugó un papel destacado para recuperar a los raptados y conseguir asilo político a Ferreira Aldunate. Una serie de otros casos de secuestros y desapariciones llevan a investigar como segundo propósito la forma en que se desplegó una red de ayuda a Uruguay. Un tercer propósito es investigar la injerencia que sobre el proceso represivo uruguayo tuvieron agentes externos del Departamento de Estados Unidos y su secretario Henry Kissinger, entre otros objetivos.

Se movilizaron a los dedicados exilados, con una fórmula de actos públicos en distintas partes del globo, contactos con la prensa individuales y en conferencias, acciones frente a organismos regionales e internacionales, y por sobre todo, usando el arma más poderosa de la organización: el envío de cartas por centenares de los grupos alentando a sus presos y ayudando a los familiares.

La piedra en el zapato