Con la reanudación de los combates, se necesita urgentemente un alto el fuego sostenido para poner fin a la muerte de civiles y al sufrimiento masivo

En respuesta a la reanudación de los ataques de Israel en la Franja de Gaza ocupada y al lanzamiento de cohetes hacia el sur de Israel por parte de grupos armados tras finalizar una tregua de siete días, Erika Guevara Rosas, representante de Amnistía Internacional, ha afirmado:

“Reiteramos con urgencia nuestro llamamiento en favor del alto el fuego inmediato y duradero de todas las partes en el conflicto. Si no se produce un cese de las hostilidades, la atroz cifra de muertes se multiplicará y la población civil de Gaza deberá soportar de nuevo el horror inimaginable de las pasadas semanas, sin un lugar seguro a donde ir, sin refugio de ninguna clase y sin ayuda humanitaria. Los rehenes retenidos todavía por Hamás y otros grupos armados de Gaza corren un riesgo aún mayor. La población civil de Israel también está expuesta a sufrir daños como consecuencia del lanzamiento indiscriminado de cohetes desde Gaza. Hay que detener todo esto.

“Los líderes y lideresas del mundo deben ejercer de inmediato una presión mayor sobre las partes en conflicto a fin de que alcancen un alto el fuego inmediato y duradero. El alto el fuego es la mejor forma de garantizar que toda la población civil de Israel y los Territorios Palestinos Ocupados está protegida y de aliviar el sufrimiento humano masivo en Gaza. E incluso sin un alto el fuego, Israel y Hamás deben proteger a la población civil respetando completamente las reglas del derecho internacional humanitario.

“Si bien la liberación de 113 rehenes israelíes y de otras nacionalidades y la de 240 personas palestinas detenidas y presas es un alivio para sus familiares y seres queridos, hay que hacer algo más. Los grupos armados deben liberar a todos los rehenes civiles. Por su parte, las autoridades israelíes han de liberar a todas las personas palestinas detenidas arbitrariamente.”

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

En Gaza han perdido la vida más de 15.000 personas, entre ellas 6.000 niños y niñas y miles de personas más han resultado heridas desde el inicio de la guerra en octubre, tras los ataques de Hamás y otros grupos armados en Israel. Más de 1.200 personas murieron durante los terribles ataques cometidos por Hamás y otros grupos armados en Israel, y más de 200 fueron tomadas como rehenes.

Durante la tregua, fueron liberadas 113 personas israelíes y de otras nacionalidades que estaban retenidas en Gaza como rehenes; igualmente, 240 personas presas y detenidas palestinas fueron puestas en libertad.

Pueden firmar la petición de Amnistía Internacional que exige el alto el fuego inmediato haciendo clic en este enlace.