Exige la libertad de Rita

El gobierno de Kirguistán atenta contra los derechos humanos fundamentales. Rita está actualmente bajo arresto domiciliario por protestar de forma pacífica en favor de la protección de una represa de agua dulce. Pide que se retiren los cargos presentados contra ella y exige su libertad.

¿Cuál es el problema?

Rita Karasartova es defensora de los derechos humanos y experta en gobernanza ciudadana. Durante 10 años se dedicó a brindar asesoramiento jurídico independiente y ayudar a las personas cuyos derechos habían sido violados por un sistema jurídico corrupto y poco fiable.

En octubre de 2022 fue detenida junto con otras 26 personas por oponerse a un nuevo acuerdo fronterizo que podría otorgar a Uzbekistán el control de una represa de agua dulce. El grupo convocaba manifestaciones pacíficas contra el acuerdo y pedía transparencia por parte del gobierno. Al igual que el resto de personas, Rita temía que Uzbekistán restringiera o prohibiera el acceso al agua, un recurso escaso en la región, lo que tendría consecuencias desastrosas.

A Rita le encanta pasar tiempo con sus hijos, practicar yoga y coser chapanes (chaquetas acolchadas tradicionales que se utilizan en Kirguistán). Sin embargo, desde octubre de 2022, su vida está totalmente trastocada. Rita pasó meses recluida en una estrecha celda, sin acceso a atención médica y sin poder ver a su familia ni hablar con ella. Ahora se encuentra bajo arresto domiciliario y está sometida a unas limitaciones horarias muy estrictas.

La defensora ha sido acusada de intentar “derrocar al gobierno por medios violentos” y podría ser condenada a hasta 15 años de prisión.

¿Cómo puedes ayudar?

Exige que Rita quede libre de inmediato de su arresto domiciliario, que se retiren todos los cargos presentados contra ella, y que se garantice que puede llevar a cabo actividades de derechos humanos sin temor a represalias.

Firma la petición. ESCRIBE POR LOS DERECHOS