Amnistia Internacional Uruguay

MÉXICO | Forzados a huir

23-1-2017_huirTodos los porcentajes en este documento son tomados de una encuesta realizada por Amnistía Internacional a partir de 500 respuestas de personas migrantes y solicitantes de asilo entrevistadas en su viaje a través de México.

 Los porcentajes que se presentan aquí, aunque indican tendencias más amplias, no son de una muestra estadística de los cientos de miles de personas de Centroamérica que pasan por México al año.

Los países del denominado Triángulo Norte –Guatemala, El Salvador y Honduras– continúan sufriendo una situación de violencia generalizada, donde la tasa de homicidios es entre 4 y 8 veces más alta de lo que la Organización Mundial de la Salud considera niveles “epidémicos” de homicidio (ONU/OMS).

84% de las personas detenidas por las autoridades mexicanas no querían regresar a su país.

54% identificaron la violencia y el miedo como principal razón de no querer regresar a su país.

35% indicaron como motivo de ello las amenazas personales directas contra su vida una vez allí.

Detención y devolución ilegal en México

Se calcula que más de 500.000 personas cruzan irregularmente la frontera sur de México cada año (ACNUR).

Hasta la mitad de las personas que entran irregularmente en México podrían tener derecho a protección internacional como refugiados, pero en realidad sólo unas pocas piden protección (ACNUR, MSF).

Amnistía Internacional analizó las 500 respuestas a la encuesta recibidas y encontró 120 testimonios que proporcionaban sólidos indicios de que había habido devolución ilegal, lo que suponía al 40% de las respuestas ofrecidas por las personas que habían sido detenidas concretamente por el INM (297 respuestas).

75% de las personas detenidas por el INM no habían sido informadas de su derecho a solicitar asilo en México, a pesar de que la legislación mexicana dispone expresamente que se haga y de que las autoridades públicas aseguraron a Amnistía Internacional que se observaba esta disposición.

69% de las personas que habían sido aprehendidas por el INM señalaban que el agente sobre el terreno jamás les preguntó las razones por las que habían abandonado su país.

68% de las 116 respuestas en que se describió una detención por la policía se calificaba el trato recibido de “malo” o “muy malo”.

La policías federal y municipal era la que más se mencionaba al describir aprehensiones que con mucha frecuencia comportaban robo y extorsión policial de las personas migrantes.

Amnistía Internacional recibió numerosos testimonios de personas detenidas en centros de detención migratoria que dijeron que las habían presionado o coaccionado para que accedieran a su deportación o retorno en contra de su voluntad.

Comments are closed.