Amnistia Internacional Uruguay

Johan Teterissa – Indonesia

teterissa-webEl maestro Johan Teterissa fue condenado a 15 años de prisión en Indonesia por ondear una bandera prohibida por el gobierno.

Es maestro de enseñanza primaria y su pasión son los derechos humanos. Sin embargo, en estos momentos Johan Teterissa cumple una condena de 15 años por haber ondeado una bandera prohibida por el gobierno.

En junio de 2007, Johan lideró una protesta pacífica de 22 personas, en su mayoría maestros y agricultores, ante el presidente de Indonesia. Los manifestantes bailaron una danza tradicional y, a continuación, desplegaron la bandera del “arco iris”, símbolo histórico de independencia para la población de la provincia de Molucas, en la zona oriental de Indonesia.

Inmediatamente, la policía los dispersó a puñetazos y golpes. Luego se llevaron a los hombres a distintas comisarías, obligándolos en un determinado momento a arrastrarse boca abajo sobre el asfalto caliente, azotándolos con cables eléctricos y golpeándolos en las orejas con las culatas de los rifles hasta hacerles sangrar. La tortura continuó durante el interrogatorio oficial.

Tras un juicio manifiestamente injusto, todos fueron condenados por “rebelión”. Johan fue condenado a cadena perpetua, aunque posteriormente se le redujo la pena a 15 años de prisión. Continúa en la cárcel, a miles de kilómetros de su familia y amigos.

Pedí a Indonesia que deje en libertad a Johan sin dilación.


Al presidente de la República de Indonesia

Le insto a dejar en libertad, de inmediato e incondicionalmente, al preso de conciencia Johan Teterissa y a todos los demás manifestantes encarcelados junto con él sólo por haber expresado pacíficamente sus opiniones políticas.

Johan, maestro de Maluku, lleva casi 10 años en prisión por el mero hecho de ondear una bandera. Lideró a un grupo de hombres que bailaron ante el ex presidente de Indonesia una danza “cakalele” de protesta que terminó con el despliegue de una bandera prohibida por el gobierno. Los hombres fueron detenidos por la policía, azotados, golpeados y encarcelados tras un juicio injusto. Johan fue condenado a cadena perpetua, aunque posteriormente se le redujo la pena a 15 años de prisión.

Johan y los demás manifestantes siguen encarcelados a miles de kilómetros de su familia y amigos. En espera de su liberación, es preciso que sean trasladados inmediatamente a una prisión más cercana a sus familias.

Le ruego que emprenda acciones ya para poner fin a esta injusticia.

¡Actúa!






Comments are closed.