Amnistia Internacional Uruguay

La Institución Nacional de Derechos Humanos una herramienta valiosa en la defensa de los derechos.

DECLARACIÓN PÚBLICA – AI Uruguay
1º de marzo de 2012

La Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH), creada por la ley 18.446, es una herramienta de gran valor en la lucha por la defensa de los derechos humanos en nuestro país.

El primer paso para la concreción de esta importante institución es la presentación de candidaturas que vence el 8 de marzo. Amnistía Internacional Uruguay no toma posición a favor ni en contra de individuos nominados o electos para actuar como integrantes de cuerpos de derechos humanos nacionales e internacionales. Amnistía Internacional Uruguay monitorea este proceso velando por que las nominaciones sean  adecuadas  y  los procesos de selección transparentes y, exhorta a todos/as los/as involucrados a asegurar que en este proceso se cumple con los artículos de su ley de creación. Esta Institución posee  una amplia competencia para  aprobar o rechazar tratados internacionales, colaborar con las autoridades competentes del estado con informes e investigaciones, promover la adopción de medidas adecuadas para que el ordenamiento  jurídico y las prácticas administrativas se armonicen con los instrumentos internacionales sobre DDHH. Podrá recibir denuncias de personas físicas  y jurídicas en todos los  casos que estén involucrados los derechos humanos. Podrá ingresar con o sin previo aviso a establecimientos de detención, hospitales, establecimientos militares y cualquier otro establecimiento en que existan personas privadas de libertad o en régimen de internación. Este cúmulo de importantes capacidades estará en manos de un Consejo Directivo formado por 5 integrantes elegidos/as según los principios de equidad de género y no discriminación. Igualmente  deberán representar de forma pluralista a las fuerzas sociales de la sociedad civil, interesadas en la promoción y defensa de los DDHH. Según el artículo 45, quienes integren este Consejo Directivo  deberán ser personas de alta autoridad moral y contar con experiencia y notoria versación en materia de derechos humanos. También deberán  ser ciudadanos uruguayos, naturales o legales. En este último caso deberán tener un mínimo de diez años de ciudadanía y estar en pleno goce de los derechos cívicos. En el  Artículo 46 (Incompatibilidades) se señala que:
El cargo de miembro del Consejo Directivo de la INDDHH es incompatible con:
–    el ejercicio de actividades que pudieran afectar su independencia, su imparcialidad o la dignidad o prestigio de la INDDHH;
–    el ejercicio de otra actividad remunerada, pública o privada, salvo la docencia, la investigación académica y actividades de capacitación en materia de la INDDHH;
–    tampoco se aceptaran candidatos que estén en  ejercicio de funciones o cargos directivos o de asesoramiento en partidos políticos, sindicatos, comisiones, asociaciones, sociedades civiles o comerciales, fundaciones o similares;
–    asimismo es incompatible con la actividad política partidaria y gremial o sindical, con excepción del voto FIN/