Amnistia Internacional Uruguay

Matrimonio igualitario: Hagamos que el voto por el sí sea una realidad ya

1004_matrimonio

«El matrimonio igualitario es una cuestión de derechos humanos. Amnistía Internacional Australia deseaba que se celebrara una votación libre en el Parlamento para introducir el matrimonio igualitario en nuestro país. Sin embargo, ahora que el Tribunal Superior ha resuelto que se lleve a cabo la encuesta por correo, pedimos a todos los australianos que creen en la igualdad, la imparcialidad, la familia y el amor que se aseguren de enviar por correo su voto por el sí. Y queremos animarlos a asegurarse de que todas las personas que conocen hacen lo mismo. Hagamos que el voto por el sí sea una realidad ya», ha dicho Naomi Vaughan, coordinadora de la campaña por el matrimonio igualitario de Amnistía Internacional Australia.

«La comunidad LGBTII australiana lleva demasiado tiempo esperando que sus uniones basadas en el amor se traten con dignidad y respeto. Hagamos que el 2017 sea el año en que el gobierno finalmente reforma la Ley de Matrimonio, para que la población australiana pueda sumarse a los más de mil millones de personas en todo el mundo que viven en países donde se respeta y protege el matrimonio igualitario.»

Información complementaria

Según muestran continuamente las encuestas, al menos dos tercios de los votantes australianos desean el matrimonio igualitario (véanse infra los datos estadísticos).

Amnistía Internacional Australia lleva meses haciendo campaña en favor de una votación libre en el Parlamento para introducir el matrimonio igualitario. Activistas de la Sección Australiana han captado apoyos entre parlamentarios y senadores a través de llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico y peticiones en línea a tal efecto.

El gobierno federal, con el primer ministro Malcolm Turnbull a la cabeza, declinó presentar un anteproyecto de ley sobre el matrimonio igualitario y en su lugar pretendió cumplir la promesa electoral de celebrar un plebiscito. Sin embargo, la propuesta de plebiscito fue rechazada en el Parlamento en dos ocasiones, por parlamentarios y senadores que en cambio desean una votación libre.

El gobierno decidió entonces realizar una «encuesta por correo», de carácter voluntario y no vinculante, para sondear la opinión pública sobre el asunto, que llevaría a cabo el Departamento de Estadística australiano.

Estaba previsto que el Departamento de Estadística enviara la encuesta por correo a todas las personas inscritas en el censo electoral. Pero en el censo también están inscritas las personas de 16 y 17 años, y el gobierno ha intentado subsanar este problema legal a los efectos del plebiscito. La decisión ha sido impugnada ante los tribunales por un joven de 17 años, Cameron Warasta.

Cuando se anunció el proceso de plebiscito, faltaban 250.000 jóvenes del censo electoral. Por eso, Amnistía Internacional Australia y otros grupos vienen haciendo campaña en favor de que los jóvenes en particular se inscriban para votar. Una iniciativa de la Sección Australiana fue apoyar el apagón informativo de medios de comunicación juveniles, en el que, durante un tiempo, destacados sitios web de medios de comunicación juveniles desviaron su tráfico al sitio web de la Comisión Electoral australiana con un mensaje que animaba a los lectores a inscribirse para votar.

El plazo de inscripción en los censos electorales terminó el mes pasado, y para entonces se habían recibido 90.000 inscripciones, 50.000 de ellas en los últimos cinco días del plazo. Había otras 165.000 tramitaciones en espera (de las que un número todavía sin determinar podían deberse simplemente a cambios de domicilio).  Al día siguiente de cerrarse la inscripción, la Sección Australiana de Amnistía Internacional apoyó el día «viste de morado» en solidaridad con los jóvenes LGBTII que se estaban sintiendo ofendidos por el debate público sobre la validez de sus relaciones. Por ejemplo, personal, voluntarios y activistas tuitearon mensajes de apoyo junto con fotos de ellos vistiendo de morado.

Está previsto que la encuesta se envíe por correo a los domicilios el 12 de septiembre. Es de esperar que la mayoría de la gente la rellene y envíe en los primeros días; por tanto, hasta ese momento Amnistía Internacional Australia hará campaña sin descanso en favor del sí. Lo hará de múltiples formas, incluida la participación en coaliciones como «NGOs for Yes» (se adjunta documento gráfico para redes sociales) y Australian Marriage Equality, a través de la cual, por ejemplo AI Australia brindará acceso a sus centros de acción como lugares de encuentro para las partes convocantes.

Esta semana se ha impugnado la legalidad del plebiscito por correo en dos vistas ante el Tribunal Superior. El Tribunal Superior ha resuelto hoy, por decisión unánime de siete votos, que la encuesta por correo, como se denomina actualmente, puede seguir adelante; por tanto, Amnistía Internacional Australia está haciendo campaña en favor del sí.

Principales datos estadísticos

  • Mil millones de personas viven en jurisdicciones que protegen el derecho al matrimonio igualitario.
  • Existe legislación sobre el matrimonio igualitario en 21 países.
  • El matrimonio entre personas del mismo sexo ya está reconocido (aunque no se practica) en Tasmania, Queensland y Nueva Gales del Sur.
  • Dos tercios de la población australiana apoya el matrimonio igualitario.
    • El 59% de la comunidad cristiana lo apoya
    • El 75% de quienes profesan otras religiones lo apoyan
    • El 81% de las personas no religiosas lo apoyan
    • El 81% de la juventud australiana (18-24 años) apoya el matrimonio igualitario. (Fuente: Crosby Textor research, 2014)

 

Comments are closed.