Amnistia Internacional Uruguay

NIÑA EMBARAZADA SIGUE EN PELIGRO

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha pedido de forma urgente a Paraguay que proteja los derechos a la salud, la vida y la integridad de una niña que está embarazada a consecuencia de una violación.

El embarazo de 21 semanas de la niña salió a la luz hace casi dos meses, el 21 de abril. Desde entonces, las autoridades paraguayas no están protegiendo la vida, el bienestar y el interés superior de la pequeña al no brindarle la posibilidad de interrumpir su embarazo. Y todo ello pese a que los datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud indican que los embarazos infantiles son sumamente peligrosos para la salud de las niñas, ya que pueden dar lugar a complicaciones y, en algunos casos, la muerte, especialmente porque los cuerpos de las niñas no están totalmente desarrollados. Con su respuesta, el Estado está tratando a la niña embarazada como un mero recipiente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se ha unido al clamor nacional e internacional que pide a Paraguay que cumpla con su obligación, contraída en virtud de las normas internacionales de derechos humanos, de proteger los derechos de esta niña, que se quedó embarazada cuando tenía 10 años y ha cumplido 11 en mayo. El 8 de junio, la CIDH dictó medidas cautelares en las que pedía al Estado que proteja la vida, la salud y la integridad física y mental de la pequeña. El Estado tiene 72 horas para responder a la CIDH.

Una jueza de un juzgado de la Niñez y Adolescencia de Paraguay ordenó la creación de una junta médica interdisciplinaria para evaluar el caso de la niña. Según consta en el informe de medidas cautelares de la CIDH, la junta concluyó el 12 de mayo que el embarazo de la pequeña es cuatro veces más peligroso que el de una mujer adulta, y destacó los riesgos adicionales para la niña, como una hemorragia postparto, anemia, y riesgos para su salud reproductiva si el embarazo continúa.

Niña-en-peligro-AI-ParaguayLa CIDH ha instado al Estado a garantizar que la niña tiene acceso a tratamiento médico adecuado, incluidas todas las opciones disponibles para gestionar el embarazo de alto riesgo, de acuerdo con las conclusiones de la Organización Mundial de la Salud. También ha pedido al Estado que garantice los derechos de la pequeña en todas las decisiones relativas a la salud que la afecten, incluido su derecho a ser informada de las decisiones que afecten a su salud y a participar en ellas, teniendo en cuenta su edad y su grado de madurez. La CIDH ha pedido que se apliquen todas las medidas necesarias para garantizar que la niña recibe todo el apoyo técnico y familiar que necesite para proteger plenamente sus derechos. También ha solicitado información adicional para evaluar la seguridad de la madre de la niña, que permanece en prisión acusada de cargos de incumplimiento de su deber de cuidado y de complicidad en los abusos. El 1 de junio se rechazó una petición para que se le concediera la libertad bajo fianza

La acción continua vigente! Firma ya!