Colombia. Tiros a la vista: traumas oculares en marco de Paro Nacional

Este informe documenta 12 casos de violencia policial que dejaron como resultado traumas oculares irreversibles. Cuatro de estos casos ocurrieron en años anteriores y ocho ocurrieron en el marco del Paro Nacional de 2021, en las ciudades de Bogotá, Popayán, Florencia, Medellín y Manizales. El Cuerpo de Verificación Digital de Amnistía Internacional analizó más de 300 piezas audiovisuales sobre el actuar desproporcionado y represivo del ESMAD desde el 28 de abril al 20 de octubre, concluyendo que sus agentes violaron de forma generalizada los derechos humanos de los manifestantes, al infligir heridas oculares como consecuencia del uso desproporcionado de armas menos letales.

Sobre un fondo blanco se repite en negro la frase "TIROS A LA VISTA" en la mitad derecha de la imagen. Solo en el centro el texto está claramente legible, siendo progresivamente más borrosos hacia arriba y hacia abajo.
Informe temático Tiros a la vista

En el informe se visibilizan las historias de las víctimas de trauma ocular y se describen las múltiples barreras que han enfrentado para garantizar atención especializada en salud y atención psicosocial. Para varias víctimas, han aumentado las barreras para acceder a un trabajo digno o para continuar sus procesos educativos en igualdad de condiciones. Sus relatos describen en detalle que sus heridas no fueron hechos fortuitos, sino que fueron ataques direccionados con la intención de castigarles por el ejercicio legítimo de su derecho a la protesta social. Ponen nuevamente en evidencia patrones en las conductas de agentes del ESMAD, que sustentan las denuncias reiteradas sobre la sistematicidad en sus prácticas de uso excesivo y desproporcionado de la fuerza.

Con base en las evidencias y testimonios presentados en el informe, Amnistía Internacional, Temblores y PAIIS instan a las autoridades colombianas a cumplir sin demora las recomendaciones formuladas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tras su visita de trabajo en junio de 2021 – en particular la de someter el uso de medios no letales de control del orden público a un protocolo estricto y público. Para prevenir el uso excesivo de la fuerza durante protestas, las autoridades colombianas deben reformar de manera estructural a la Policía Nacional y en particular el ESMAD, garantizando un enfoque civil en su accionar, así como sistemas de supervisión y protocolos de investigación independientes y efectivos para investigar abusos policiales. Asimismo, deben crear rutas de acompañamiento para víctimas de lesiones oculares y violencia basada en género que incluyan prevención, tratamiento, rehabilitación y atención psicosocial.