Inicio
Quiénes somos +
Más cerca que nunca
En qué estamos +
Actuá +
Contactanos
MÉXICO | Forzados a huir
Posteado: 2018-01-25
imagen
Todos los porcentajes en este documento son tomados de una encuesta realizada por Amnistía Internacional a partir de 500 respuestas de personas migrantes y solicitantes de asilo entrevistadas en su viaje a través de México.
Los porcentajes que se presentan aquí, aunque indican tendencias más amplias, no son de una muestra estadística de los cientos de miles de personas de Centroamérica que pasan por México al año.

Los países del denominado Triángulo Norte –Guatemala, El Salvador y Honduras– continúan sufriendo una situación de violencia generalizada, donde la tasa de homicidios es entre 4 y 8 veces más alta de lo que la Organización Mundial de la Salud considera niveles “epidémicos” de homicidio (ONU/OMS).

84% de las personas detenidas por las autoridades mexicanas no querían regresar a su país.

54% identificaron la violencia y el miedo como principal razón de no querer regresar a su país.

35% indicaron como motivo de ello las amenazas personales directas contra su vida una vez allí.
Detención y devolución ilegal en México
Se calcula que más de 500.000 personas cruzan irregularmente la frontera sur de México cada año (ACNUR).

Hasta la mitad de las personas que entran irregularmente en México podrían tener derecho a protección internacional como refugiados, pero en realidad sólo unas pocas piden protección (ACNUR, MSF).

Amnistía Internacional analizó las 500 respuestas a la encuesta recibidas y encontró 120 testimonios que proporcionaban sólidos indicios de que había habido devolución ilegal, lo que suponía al 40% de las respuestas ofrecidas por las personas que habían sido detenidas concretamente por el INM (297 respuestas).

75% de las personas detenidas por el INM no habían sido informadas de su derecho a solicitar asilo en México, a pesar de que la legislación mexicana dispone expresamente que se haga y de que las autoridades públicas aseguraron a Amnistía Internacional que se observaba esta disposición.

69% de las personas que habían sido aprehendidas por el INM señalaban que el agente sobre el terreno jamás les preguntó las razones por las que habían abandonado su país.

68% de las 116 respuestas en que se describió una detención por la policía se calificaba el trato recibido de “malo” o “muy malo”.

La policías federal y municipal era la que más se mencionaba al describir aprehensiones que con mucha frecuencia comportaban robo y extorsión policial de las personas migrantes.

Amnistía Internacional recibió numerosos testimonios de personas detenidas en centros de detención migratoria que dijeron que las habían presionado o coaccionado para que accedieran a su deportación o retorno en contra de su voluntad.
FILTROS
COVID-19
X
EXIGE JUSTICIA PARA GUSTAVO GATICA
EXIGE JUSTICIA PARA FABIOLA CAMPILLAI
#FirmáXChile #INVESTIGUENMANDOS
#FirmáXChile #INVESTIGUENMANDOS
Gustavo Gatica, un joven estudiante de psicología que participaba en las manifestaciones del estallido social en Chile, quedó ciego por el impacto de balines que coinciden con los disparados por personal de Carabineros. Dicha munición fue utilizada de forma indiscriminada y desmedida en innumerables ocasiones durante las protestas, violando las normas internacionales sobre el uso de la fuerza por parte de la autoridad y dejando a cientos de personas con lesiones oculares.
Fabiola Campillai, de 36 años, madre de tres hijas/os, bombera, jugadora de fútbol y activa en labores comunitarias. El martes 26 de noviembre mientras se dirigía al trabajo recibió el impacto de una bomba lacrimógena por parte de Carabineros en su rostro. Este ataque se llevó consigo su vista, el sentido del olfato y del gusto. Además, este brutal suceso le provocó múltiples fracturas craneoencefálicas que le han obligado a someterse a numerosas intervenciones quirúrgicas de alto riesgo. Si bien la noche del 27 de agosto fue detenido un capitán de Carabineros como presunto responsable directo del ataque hacia Fabiola, la investigación no puede limitarse a quien disparó, sino que deben investigarse también a las personas que vieron lo sucedido, sin hacer nada para evitarlo ni para prestar auxilio, y también a los mandos que, sabiendo lo que había pasado, no aplicaron medidas contra los responsables.
Firmá y exigí que se investigue y judicialice a todos los responsables de este acto de violencia policial, incluida la cadena de mando.
Firmá y exigí que se investigue y judicialice a todos los responsables de este acto de violencia policial, incluida la cadena de mando.
X
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
X
Completa los siguientes campos para entrar en contacto con nosotros:
Nombre
Email
Telefono (opcional)
Mensaje
CONTACTANOS