Inicio
Quiénes somos +
Más cerca que nunca
En qué estamos +
Actuá +
Contactanos
VENEZUELA | La crisis de desatención del derecho a la salud obliga a miles a huir
Posteado: 2018-03-09
imagen
Las graves violaciones del derecho a la salud, así como las dificultades para acceder a alimentos y otros servicios básicos, ponen en riesgo la vida de miles de personas en Venezuela y fomentan una crisis de migración forzada de ámbito regional, ha manifestado Amnistía Internacional hoy, en la presentación de su plataforma digital Salida de Emergencia.

“En Venezuela, la gente huye de una situación atroz, que ha convertido problemas de salud tratables en una cuestión de vida o muerte. Los servicios básicos de salud están colapsados y conseguir medicamentos esenciales es una lucha constante, por lo que miles de personas no tienen más remedio que buscar atención médica fuera del país”, ha señalado Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional en las Américas.

“No se puede optar por hacer nada. La comunidad internacional y el Estado venezolano deben comenzar de inmediato a cooperar para desactivar esta crisis explosiva.”

Las organizaciones locales de derechos humanos afirman que Venezuela padece un déficit de suministro de medicamentos del 80% o 90%; la mitad de los hospitales no están en funcionamiento, y el personal médico de los centros públicos, que proporcionan el 90% de los servicios de salud, se ha reducido en un 50%.

El gobierno venezolano niega la existencia de una crisis alimentaria y de salud y rechaza los ofrecimientos de ayuda y cooperación de la comunidad internacional.

Amnistía Internacional pide al Estado de Venezuela que colabore con la comunidad internacional para conseguir disponer de recursos técnicos y económicos con que garantizar el acceso a tiempo de todas las personas a una atención de la salud suficiente y de calidad.

A lo largo de 2018, Amnistía Internacional publicará en la plataforma digital www.amnistiaonline.org/SalidadeEmergencia casos de personas de Venezuela que buscan protección en otros países de las Américas, entre las que figuran mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas que han salido del país en busca de atención esencial para la salud.

Las autoridades migratorias colombianas calculan que el número de personas de Venezuela ascendió a 550.000 el año pasado en el país.

Los servicios colombianos de salud proporcionaron tratamiento urgente a más de 24.000 personas venezolanas, según el Ministerio de Salud de Colombia. Los hospitales de las ciudades fronterizas de Maicao y Cúcuta atendieron en 2017 al doble o el triple de pacientes de Venezuela que el año anterior.

Entre quienes viajan a Colombia para acceder a la atención médica necesaria, tan sumamente escasa ahora en Venezuela, figuran centenares de mujeres embarazadas. De 2015 a 2016, últimos años de que se dispone de información oficial, la mortalidad materna aumentó en Venezuela más de un 65%, y la infantil, más de un 30%.

“El gobierno venezolano no puede seguir ignorando esta desesperada situación. Hacerlo supondrá condenar a la región a una de las peores crisis de refugiados jamás vistas.”
Más información:
Venezuela sin antirretrovirales en 2018 (acción urgente, 20 de diciembre de 2017)

Venezuela: Gobierno niega tratamiento a líder opositor encarcelado y severamente enfermo(comunicado de prensa, 4 de noviembre de 2016)

Venezuela, en terapia intensiva (artículo, 22 de junio de 2016)

Venezuela: Políticas obstinadas aceleran catastrófica crisis humanitaria (artículo, 10 de junio de 2016)
FILTROS
COVID-19
X
EXIGE JUSTICIA PARA GUSTAVO GATICA
EXIGE JUSTICIA PARA FABIOLA CAMPILLAI
#FirmáXChile #INVESTIGUENMANDOS
#FirmáXChile #INVESTIGUENMANDOS
Gustavo Gatica, un joven estudiante de psicología que participaba en las manifestaciones del estallido social en Chile, quedó ciego por el impacto de balines que coinciden con los disparados por personal de Carabineros. Dicha munición fue utilizada de forma indiscriminada y desmedida en innumerables ocasiones durante las protestas, violando las normas internacionales sobre el uso de la fuerza por parte de la autoridad y dejando a cientos de personas con lesiones oculares.
Fabiola Campillai, de 36 años, madre de tres hijas/os, bombera, jugadora de fútbol y activa en labores comunitarias. El martes 26 de noviembre mientras se dirigía al trabajo recibió el impacto de una bomba lacrimógena por parte de Carabineros en su rostro. Este ataque se llevó consigo su vista, el sentido del olfato y del gusto. Además, este brutal suceso le provocó múltiples fracturas craneoencefálicas que le han obligado a someterse a numerosas intervenciones quirúrgicas de alto riesgo. Si bien la noche del 27 de agosto fue detenido un capitán de Carabineros como presunto responsable directo del ataque hacia Fabiola, la investigación no puede limitarse a quien disparó, sino que deben investigarse también a las personas que vieron lo sucedido, sin hacer nada para evitarlo ni para prestar auxilio, y también a los mandos que, sabiendo lo que había pasado, no aplicaron medidas contra los responsables.
Firmá y exigí que se investigue y judicialice a todos los responsables de este acto de violencia policial, incluida la cadena de mando.
Firmá y exigí que se investigue y judicialice a todos los responsables de este acto de violencia policial, incluida la cadena de mando.
X
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
X
Completa los siguientes campos para entrar en contacto con nosotros:
Nombre
Email
Telefono (opcional)
Mensaje
CONTACTANOS