Amnistia Internacional Uruguay

Protección de los derechos de la niña de 10 años embarazada aun pendiente

Paraguay sigue sin garantizar los derechos a la salud, la vida y la integridad física y psicológica de una niña embarazada producto de una violacióna pesar de la indignación nacional e internacional

Tras una orden judicial, una junta médica interdisciplinaria finalmente se reunió la semana pasada para evaluar la salud y la integridad de la niña embarazada de 10 años y elaboró un informe con recomendaciones. Las conclusiones del informe son confidenciales para proteger el derecho a la intimidad de la niña según lo establecela legislación nacional. Hasta la fecha, la jueza del caso no habría tomado una decisión sobre las medidas necesarias para garantizar la integridad y la vida de la niña. Por lo tanto, la salud y la vida de la niñapermanecenen alto riesgo.

El embarazo de la niña fue detectado hace casi un mes, el 21 de abril, y se ordenó la conformación de la junta médica hace más de 10 días. Sin embargo, siguen sinviabilizarse aun todas las opciones posibles para la niña. Pareciera que las autoridades siguen desconociendo la urgencia y gravedad de este caso.

Organizaciones nacionales e internacionales han instado a las autoridades paraguayas a reconocer todos los riesgos para la niña asociados con su embarazo. El 11 de mayo un grupo de expertos de la ONU declaró que la decisión de Paraguay de no proporcionar a la niña de 10 años el aborto terapéutico de manera oportuna resulta en graves violaciones de sus derechos a la vida, a la salud y la integridad física y mental, así como a su derecho a la educación, poniendo en peligro sus oportunidades socio-económicas.

Las autoridades paraguayas han ignorado las más de 500.000 peticiones enviadas por Amnistía Internacional desde varias partes del mundo, instándoles a brindar todos los servicios e información necesarios, incluyendo la opción de la interrupción del embarazo, para resguardar los derechos humanos de la niña a corto, mediano y largo plazo.

La investigación sobre el abuso sexual, presuntamente cometido por el padrastro de la niña, se inició al conocerse el embarazo. El padrastro fue detenido el 10 de mayo. La madre de la niña está en prisión imputada por falta al deber de cuidado, y abuso sexual en calidad de cómplice. El 9 de mayo se le denegó la libertad bajo fianza.Según informes, la ausencia de la madre estaría afectando la integridad psicológica de la niña.

ACTUA AHORA, FIRMA AQUI