Amnistia Internacional Uruguay

QUIENES SOMOS

Somos un movimiento mundial independiente de más de tres millones de activistas que trabajamos para promover y proteger los derechos humanos. Nuestro principal objetivo es sacar a la luz las violaciones a los derechos humanos y prevenir que se sigan cometiendo. Siempre investigamos con imparcialidad y con el máximo rigor.

No apoyamos ni nos oponemos a ningún sistema político, económico, ideología o credo religioso. Denunciamos los abusos, sin importar quién sea el violador o quién sea la víctima. Nos basamos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y consideramos que todos los derechos son igual de importantes y necesarios. Creemos tan valioso lograr la liberación de un preso inocente como acabar con la violencia contra la mujer.

Para garantizar nuestra autonomía, en Amnistía Internacional no aceptamos dinero de ningún gobierno. Financiamos nuestras investigaciones, campañas y acciones con las donaciones de miles de personas de todo el mundo.

QUÉ HEMOS CONSEGUIDO:

Desde su fundación Amnistía Internacional ha conseguido importantes avances en el respeto de los derechos humanos:

  • Hemos trabajado con éxito en más de 50.000 casos de presos de conciencia en todo el mundo.
  • En 1996 iniciamos una campaña a favor de la Corte Penal Internacional, hoy reconocida por 105 Estados, contribuyendo al retroceso de la impunidad.
  • Tribunales internacionales han actuado contra Charles Taylor, ex presidente de Liberia (2006), y contra reclutadores de niños soldado en Uganda y República Democrática del Congo por crímenes atroces contra la Humanidad (2005 y 2006).
  • Durante años, luchamos para que Pinochet fuera juzgado. Hoy el mundo es un poco menos seguro para los gobernantes que violan los derechos humanos.
  • Nuestra primera campaña a favor de la erradicación de la tortura comenzó en 1972. En 1984 entra en vigor la Convención contra la Tortura de la ONU.
  • Amnistía Internacional fue la primera voz en el mundo que pidió el cierre del centro de detención de Guantánamo en 2002.
  • Hemos contribuido a desvelar los vuelos secretos de la CIA que trasladan “detenidos fantasma” a Guantánamo y a otros centros de detención secretos por el mundo.
  • Gracias a nuestro trabajo, algunos presos de Guantánamo han podido tener juicios justos o ser liberados sin cargos.
  • Amnistía Internacional presenta en 1979 un primer informe con 2.665 casos de personas desaparecidas en Argentina durante la dictadura del general Videla.
  • En 2006 la ONU aprueba la Convención Internacional sobre la Protección de Todas las Personas contra la Desaparición Forzada, que se convierte así en crimen internacional.
  • Tras décadas de campaña contra la pena de muerte, 133 países han abolido la pena capital y se ha reducido el número de menores ejecutados.
  • La Asamblea General de las Naciones Unidas aprueba una resolución histórica para la suspensión mundial de las ejecuciones en noviembre de 2007.
  • Hemos paralizado en los últimos años varias lapidaciones de mujeres en Irán, y hemos investigado la violencia contra ellas en otros muchos países del mundo.
  • Tras la presión ejercida junto a otras organizaciones, se puso en marcha en 2003 el Proceso Kimberley de la ONU, un sistema de certificación dirigido a impedir el comercio de “diamantes ensangrentados” de zonas en conflicto.
  • Hemos contribuido a que se reconozca el derecho a la tierra de comunidades indígenas, como en Brasil, y que no sufran desalojos forzados.
  • Logramos, junto a otras organizaciones, que 153 Estados votaran en 2007 a favor del establecimiento de un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas.