Amnistia Internacional Uruguay

Sigue sin conocerse el paradero de los estudiantes desaparecidos en México

Sigue sin conocerse el paradero de los 43 estudiantes que desaparecieron después de que la policía disparara contra ellos y de que, posteriormente, unos individuos no identificados los atacaran en Iguala, estado de Guerrero. Se han encontrado 28 cadáveres en fosas comunes sin marcar cerca de Iguala, pero se desconoce su identidad, y la búsqueda de los secuestrados continúa.

AI-Chile-concentracion-Embajada-MexicoLos 43 estudiantes permanecen desaparecidos desde el 26 de septiembre en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero, en el sur de México. Unos 25 de ellos habían sido detenidos por la policía municipal, mientras que los demás fueron secuestrados unas horas después por hombres armados no identificados que actuaban con la aquiescencia de las autoridades locales. Todos los estudiantes cuyo paradero se desconoce son víctimas de desaparición forzada. El 5 de octubre, las autoridades del estado de Guerrero encontraron seis fosas comunes sin marcar cerca de Iguala; al parecer, su hallazgo se produjo a raíz de la información proporcionada por algunos de los 22 policías municipales que se encuentran detenidos en estos momentos. Se han exhumado al menos 28 cadáveres, pero habrá que realizar pruebas forenses para identificar los restos. Aún no está claro si se trata de los cadáveres de los estudiantes secuestrados. A consecuencia de una petición realizada por familiares de las víctimas, en el proceso de identificación están ayudando expertos forenses independientes.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha asumido la investigación sobre las fosas comunes y la identificación de los cadáveres. Sin embargo, la investigación sobre la desaparición forzada y el asesinato de otras seis personas el 26 de septiembre, incluida la determinación del paradero de los 43 estudiantes, permanece en manos de la Procuraduría General de Justicia del estado de Guerrero, pese a las denuncias de posibles vínculos con bandas delictivas y a la reiterada falta, por parte de la Procuraduría, de investigaciones efectivas sobre violaciones graves de derechos humanos. La gravedad de estas desapariciones forzadas y homicidios, unida a la implicación de bandas de delincuencia común organizada, son motivo para que la PGR asuma la jurisdicción este caso, cosa que aún no ha hecho.

¡ACTUA YA! Firma la petición por VERDAD y JUSTICIA