Amnistia Internacional Uruguay

Zeynab Jalalian – Irán

jalalian-webLa activista política Zeynab Jalalian perdió su libertad y ahora está perdiendo la vista.

Está en la cárcel, condenada a cadena perpetua, y se está quedando ciega porque las autoridades no le facilitan el tratamiento que necesita. Zeynab Jalalian, de 34 años de edad, era una activista política que trabajaba por el empoderamiento de la minoría étnica kurda de Irán y, en particular, de sus mujeres.

En 2008 fue encarcelada por su presunta vinculación al brazo armado de un grupo de oposición kurdo. Su juicio fue manifiestamente injusto. No sólo lo despacharon en unos minutos, sino que, además, para condenarla se basaron en “confesiones” que había hecho tras meses de tortura. Tampoco había ninguna prueba que la vinculara a actividades armadas, y no le permitieron comunicarse con su representante legal.

Antes del juicio, pasó ocho meses recluida en una celda, durante los cuales afirma que la azotaron con un látigo en la planta de los pies, y le golpearon repetidas veces la cabeza contra un muro, lo que le provocó una fractura craneal y una hemorragia cerebral.

Hoy día, Zeynab padece un trastorno ocular grave, que requiere con urgencia una intervención quirúrgica especializada. Sin embargo, las autoridades no lo permiten. Necesita nuestra ayuda. Las autoridades iraníes le arrebataron la libertad. No podemos permitirles que le arrebaten la vista.

Pedí a Irán que dejen en libertad a Zeynad, y que le faciliten con carácter de urgencia el tratamiento médico que necesita.


Al presidente de la Magistratura de Irán

Le insto a dejar en libertad a la presa kurda iraní Zeynab Jalalian, y a facilitarle de inmediato el tratamiento médico especializado que necesita con urgencia para la vista y que, de manera preocupante, las autoridades iraníes le niegan.

Zeynab Jalalian fue detenida en 2008 por sus actividades sociales y políticas, y torturada bajo custodia. Cumple una condena de cadena perpetua que le fue impuesta en un juicio manifiestamente injusto, por sus presuntos vínculos con el ala militar de un grupo de oposición kurdo, pese a la inexistencia de pruebas que avalen dicha acusación.

¡Actúa!






Comments are closed.