Escribe por los Derechos: En 2022, vuelve el mayor evento de derechos humanos del mundo por el Día de los Derechos Humanos.

Activistas de todo el mundo celebrarán este año el Día de los Derechos Humanos participando en el mayor evento de derechos humanos del mundo: La campaña Escribe por los Derechos de Amnistía Internacional. La campaña Escribe por los Derechos viene celebrándose desde 2001, y en ella participan personas desde más de 200 países y territorios, que llevan a cabo millones de acciones de apoyo a personas cuyos derechos humanos están siendo atacados.

Con el fin de resaltar la creciente amenaza mundial que se cierne sobre el derecho a la protesta —y enlazando con la nueva campaña global de Amnistía, Protejamos la Protesta— en 2022 la campaña Escribe por los Derechos defenderá a 13 personas que han pagado un elevado precio por haber alzado la voz. La campaña de este año incluye una abogada de Hong Kong encarcelada por haber animado a la población a encender velas para conmemorar la represión de la plaza de Tiananmen, un hombre iraní encarcelado y torturado por haber protestado pacíficamente contra la desigualdad y la repre sión política, que ha pasado más de dos años en régimen de aislamiento y tres activistas de Zimbabue secuestradas, golpeadas, agredidas sexualmente y encarceladas a causa de su activismo.

“Año tras año, Escribe por los Derechos nos recuerda el perdurable poder de la acción colectiva. La campaña ha demostrado una y otra vez que, cuando un número suficiente de personas se unen y desafían la injusticia con una sola voz, las autoridades acaban por escuchar y se pueden transformar vidas”, ha señalado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Mires donde mires, en todo el mundo se está atacando el derecho a la protesta. Sólo lo largo de los 12 últimos meses, desde Irán hasta Cuba y más allá, hemos visto infinidad de movimientos de protesta a los que los gobiernos han respondido con medidas de represión. Por tanto, es lógico que, este año, los y las activistas de la campaña Escribe por los Derechos alcen la voz en solidaridad con personas que están pagando un elevado precio por haber alzado la suya.”

Este Día de los Derechos Humanos se celebrarán numerosos actos de Escribe por los Derechos en todas las regiones del mundo. Entre ellos, un concierto en Costa de Marfil, una media maratón en Zimbabue y actos públicos de escritura de cartas en Bélgica, Dinamarca, Canadá, Italia, Irlanda, Mali, Mongolia, Países Bajos, Polonia, Eslovenia, Corea del Sur, España, Suecia, Taiwán, Tailandia y Turquía. A lo largo del mes de diciembre se celebrarán otros actos en todo el mundo.

Cada mes de diciembre, personas de todo el mundo escriben millones de cartas, correos electrónicos, tuits, mensajes en Facebook y tarjetas postales en favor de otras personas que están siendo injustamente perseguidas. Escribe por los Derechos ha contribuido a cambiar la vida de más de 100 personas desde 2001 al liberarlas de la tortura, el hostigamiento o el encarcelamiento injusto. En 2021, se llevaron a cabo más de 4,5 millones de acciones.

El año pasado, uno de los casos de la campaña fue el del profesor y activista ambiental guatemalteco Bernardo Caal Xol, que había sido condenado a más de siete años de cárcel por cargos falsos para impedir su labor de protección de la tierra y los recursos de su pueblo. Durante Escribe por los Derechos 2021 se emprendieron más de medio millón de acciones en su favor, y quedó en libertad en marzo de 2022. En un mensaje en vídeo dirigido a activistas de Amnistía Internacional, Bernardo afirmó:

“Yo, Bernardo Caal Xol, del pueblo maya q’eqchi’ de Guatemala, estoy muy agradecido con cada una y con cada uno de ustedes. Ustedes me han dado esperanzas sobre la justicia, libertad e igualdad que debe prevalecer en cada uno de los pueblos y naciones.”

En todas las regiones del mundo, las autoridades de los Estados están adoptando cada vez más medidas de todo tipo para reprimir la disidencia. Manifestantes de todo el planeta se enfrentan a una potente combinación de restricciones, con un número cada vez mayor de leyes y medidas que limitan el derecho a la protesta. Así, por ejemplo, se impiden, prohíben y criminalizan las protestas; se recurre al uso excesivo e innecesario de la fuerza; se utiliza de manera ilegítima material para hacer cumplir la ley; se efectúan detenciones y reclusiones ilegítimas; se expande la vigilancia ilegítima, tanto colectiva como selectiva; se cierra Internet y se censura el contenido online; se hostiga y se estigmatiza.

Las personas que sufren desigualdad y discriminación, ya sea por motivo de su raza, género, orientación sexual, identidad de género, religión, edad, discapacidad, ocupación o situación social, económica o migratoria, también resultan más afectadas por las restricciones del derecho a pr otestar y sufren mayor represión.

Este año, la campaña Escribe por los Derechos incluye a 13 personas cuya vida se ha visto negativamente afectada por la represión gubernamental del derecho a la protesta:

  • Chow Hang-tung, abogada de Hong Kong que cumple una condena de 22 meses de prisión por haber animado en las redes sociales a la población a encender velas para conmemorar la represión de la plaza de Tiananmen.
  • Vahid Afkari, condenado a decenios de prisión y a 74 latigazos por haberse sumado a protestas contra la desigualdad y la represión política en Irán, y cuya familia ha sido atacada en reiteradas ocasiones por haber buscado verdad y justicia, lo que ha llevado incluso a la detención arbitraria de su hermana Elham el mes pasado. Según los medios de comunicación estatales, fue detenida en relación con la actual oleada de protestas que se extienden por to do el país.
  • Las activistas zimbabuenses Joanah Mamombe, Netsai Marova y Cecillia Chimbiri, que fueron secuestradas, golpeadas, agredidas sexualmente y encarceladas por haber protestado y, posteriormente, fueron acusadas de haberse inventado ese suplicio.
  • Shahnewaz Chowdhury, que se enfrenta a la cárcel en Bangladesh por haber escrito una publicación en Facebook en la que se mostraba preocupado por el posible impacto negativo de una nueva planta eléctrica sobre el medioambiente.
  • Dorgelesse Nguessan, peluquera de Camerún, condenada a cinco años de prisión por haber asistido, por primera vez en su vida, a una protesta.
  • Luis Manuel Otero Alcántara, condenado a cinco años de prisión en una cárcel de máxima seguridad de Cuba, por haber publicado un vídeo en Internet en el que comunicaba que iba a asistir a una protesta.
  • Zineb Redouan, mujer de 80 años que perdió la vida a causa del uso irresponsable de una granada de gas lacrimógeno en Francia. Los agentes de policía estaban lanzando gas lacrimógeno para disolver una protesta en la calle, debajo de su apartamento, cuando un agente de policía disparó una granada de gas lacrimógeno en su dirección. La granada le impactó en el rostro, y murió a consecuencia de las lesiones sufridas. No se ha acusado ni suspendido de sus funciones a nadie por su muerte.
  • Nasser Zefzafi, que cumple 20 años de cárcel en Marruecos por su participación en un movimiento pacífico de protesta para pedir mejoras de atención sanitaria, educación y oportunidades de empleo en su región.
  • Yren Rotela y Mariana Sepúlveda, dos mujeres trans de Paraguay, a las que las autoridades impiden cambiar legalmente de nombre.
  • Aleksandra Skochilenko, de Rusia, que se enfrenta a hasta 10 años de prisión por haberse opuesto a la invasión rusa de Ucrania.

Información complementaria

Escribe por los Derechos surgió hace 21 años en Varsovia (Polonia) cuando varios amigos decidieron celebrar el Día de los Derechos Humanos con una maratón de envío de cartas durante 24 horas. De las 2.326 cartas de 2001 hasta los 4,5 millones de cartas, tuits y peticiones firmadas de 2021, Escribe por los Derechos ha crecido hasta convertirse en el mayor evento de derechos humanos del mundo.