Amnistía Internacional Uruguay imparte talleres de Educación Sexual Integral en centros penitenciarios y juveniles

Desde 2015 Amnistía Internacional Uruguay desarrolla un trabajo sostenido de generación de capacidades en adolescentes, jóvenes, profesionales de la salud en educación sexual integral (ESI).  

Luego de varios años de acompañar generaciones de jóvenes en fortalecer sus capacidades para promover y defender los derechos sexuales y reproductivos, este 2022 dimos un paso más en este proceso tan importante para nosotras, con la realización de un proyecto piloto de talleres de educación sexual integral en centros penitenciarios.  

La Educación Sexual Integral es una herramienta clave para tomar decisiones informadas relacionadas a nuestra vida sexual y reproductiva. Juega un papel fundamental en la lucha contra una amplia gama de problemas sociales, incluyendo el abuso sexual, las violencias y la discriminación por razones de género y orientación sexual. 

Amnistía Internacional Uruguay, en un acuerdo con la Oficina del Comisionado Parlamentario para el Sistema Penitenciario, ha estado impartiendo talleres de ESI con varones privados de libertad, apostando a generar oportunidades para conversar, opinar y compartir preocupaciones en torno a los derechos sexuales y reproductivos.  

El ciclo de talleres se realizó con varones jóvenes privados de libertad en Punta de Rieles del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). Estos espacios permiten problematizar, analizar y reflexionar sobre roles socialmente asignados a los varones y sus cuerpos. La educación sexual integral es un derecho que debe ser garantizado a todas las personas, es un instrumento de especial importancia para la prevención de violaciones a los derechos humanos y una vía para preparar a los privados de libertad para la reinserción en la sociedad. 

Además, este año trabajamos en otros dos interesantes procesos: uno con el Centro Juvenil La Amistad, de Malvín Norte y otro con liceales y egreados/as de centros educativos de Rincón del Cerro. En ambos territorios buscamos fortalecer la red comunitaria de jóvenes que ya venía trabajando y promoviendo la salud sexual y reproductiva en sus barrios.  

La educación sexual integral es un derecho, pero también es una poderosa herramienta para acceder a información confiable y oportuna, para tomar decisiones y para vivir una vida sexual y reproductiva plena. 

Si te interesan estos temas, podés consultar nuestra web donde encontrarás materiales para planificar y desarrollar talleres.